lunes, 20 de marzo de 2017

La tribu chimbu y el baile de los esqueletos.






Considerada como una de las 10 tribus más raras del mundo, viven en la provincia de Simbu, en Papúa Nueva Guinea. En concreto se les ubica en los valles de una zona montañosa, con altitudes que oscilan entre los 1.600 y los 2.400 metros y caracterizada por un clima templado.


 Viven en cabañas hechas de adobe, separados en función de su género/sexo, hombres y mujeres, lo que  les permite incentivar la reproducción entre sus miembros pero por contra supone una gran traba en lo que se refiere a socializar con el sexo opuesto. Esta separación por sexos incluye a aquellos que son miembros de un misma familia incluso los que han contraído matrimonio.. Para sobrevivir, se dedican principalmente a la agricultura y la caza de animales salvajes.


Ubicación provincia Simbu


 Los bailes de estos esqueletos andantes surgieron como una necesidad para defenderse de tribus enemigas en el contexto de un país con elevadas disputas territoriales. Para este ritual decoran su cuerpo con conchas, plumas, pintura de cara o ceniza e incluso pelucas. En ellas utilizan la percepción sensorial, la imaginación y la creatividad, al igual que para su decoración cutánea.

Danza de los esqueletos

Recurren a las canciones, la poesía o las historias como formas de entretenimiento y educación, utilizando principalmente dos instrumentos musicales, las flautas de bambú y los tambores de madera  cubiertos de piel. De este modo, comparten su historia a través de la canción y la danza, como el poema Kai Kai el Buai. El traslado verbal de padres a hijos de sus historias y experiencias es el modo más habitual para el traslado de vivencias y conocimiento. 

Miembro tribu caracterizado con peluca


Utilizan los números de un modo muy similar al nuestro y lo hacen principalmente en el comercio y para  la edad de los individuos.
El primer contacto con el mundo occidental  data en el año 1.934, cuando un minero australiano dedicado a la búsqueda de oro, Michael Leahy, y el oficial de patrulla James Tayler, visitaron la zona.



Miembro tribu prepara el ritual de la muerte


Para esta tribu la enfermedad y la muerte súbita son atribuidas a la brujería, aunque no tienen ningún sacerdote, brujo ni lugar de adoración. Creen que el sol es un gran espíritu de fertilidad y hacen sacrificios de cerdos principalmente. Cuando un miembro de la tribu muere, según su creencia el espíritu se mantiene cerca del lugar donde ha sido enterrado, y si ha sido asesinado o "se ha ido con causas pendientes" recorrerá o vagará por los alrededores del pueblo.

Viven tan aislados que no hay un conocimiento muy grande sobre ellos, si bien el contacto con el turismo parece estar propiciando que los bailes empiecen a tener un punto más de espectáculo dentro de su inicial  función defensiva. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos encantaría que dejases tu comentario..muchísimas gracias por visitarnos..