viernes, 2 de marzo de 2018

Magdalenas caseras





Si seguís algunas de nuestras recetas, os habréis dado cuenta de que además de encantarnos los dulces con almendra, las magdalenas son otra de nuestras debilidades, al igual que las rosquillas (de flan, de hojaldre cristaleiro, de anís de toda la vida..),cuando parece que has encontrado la receta perfecta, aparece otra igual o mejor.
Hoy compartimos con vosotros unas magdalenas espectaculares, reúnen las características que pedimos siempre a una receta, que sea fácil, que no lleve mucho tiempo de elaboración y sobretodo que sea rica.
En nuestro blog tenéis magdalenas muy variadas, desde las mantecadas, a las de yogur o las de naranja y limón que no necesitan ni batidora. Las de hoy os van a encantar también..


Esta receta la hemos encontrado con diferentes formas de preparación en distintos blogs y canales de youtube, nos quedamos con las de canal dulce, así que vamos con la receta..

Necesitamos:
  • 250 gr de azúcar
  • 250 ml de aceite de girasol
  • 250 ml de leche
  • 3 huevos
  • 375 gr de harina normal
  • 1 sobre de levadura Royal (16 gr)
  • ralladura de 1 limón, naranja o mandarina
Necesitaréis batidora con accesorio de varillas, comenzamos batiendo el azúcar con el aceite hasta que se integren muy bien, añadimos entonces la ralladura de la fruta que hayamos elegido, cuidando de que no vaya la parte blanca. A continuación añadimos la leche y seguimos mezclando bien con la batidora, añadimos los huevos de uno en uno y mezclamos bien. Tamizamos la harina y la mezclamos con la levadura, la vamos añadiendo a la mezcla anterior ya a velocidad suave con las varillas o manualmente. Tapamos con papel film y dejamos en la nevera al menos durante 1 hora para que enfríe bien la masa.


Precalentamos el horno a 250 grados, vamos poniendo en un molde rígido para magdalenas cápsulas de papel y rellenamos ayudándonos de dos cucharas, con una cogemos una porción de masa y con la otra arrastramos la masa para  ponerla en cada cápsula, no rellenar hasta el borde. Podéis ponerle un poco de azúcar en la superficie, bajamos la temperatura del horno a 210 grados y horneamos.
Tardarán unos 12 minutos pero debemos vigilar ya que cada horno es diferente. No abráis el horno hasta que no estén listas ya que bajaría el volumen de las magdalenas.



Como podéis ver tienen un copete espectacular, son esponjosas y riquísimas..


Nuestro pequeño chef, posa orgulloso con las dos docenas de magdalenas que disfrutamos en desayunos y meriendas..


Esperamos que os haya gustado nuestra receta de hoy, y sobretodo que os animéis porque son realmente sencillas de hacer y las repetiréis..

1 comentario:

Nos encantaría que dejases tu comentario..muchísimas gracias por visitarnos..