miércoles, 2 de diciembre de 2015

Poliandria: mujeres con varios maridos.





En primer lugar, empezamos el post con la matización sobre la creencia generalmente extendida de que la poligamia es una práctica en la que un hombre tiene varias esposas, y de hecho esa es la definición sobre la misma en el diccionario de la RAE. Sin embargo, a nivel antropológico se reconoce una división básica en la misma, la poliginia (un hombre con varias mujeres) y la poliandria (una mujer con varios hombres), aunque evidentemente esta última es bastante menos frecuente.
Hecha esa matización, podemos decirte que la poliandria se ha practicado y practica de forma más notoria en sociedades muy concretas, la Creta antigüa, las etnias tradicionales del Tibet, los inuit (comunidades esquimales residentes en Canadá y Rusia), la etnia matriarcal de los mosuo que viven en las provincias chinas de Yunnan y Sichuan o entre la brasileña tribu awás.
Tal y como expresa Alice Drege en su publicación The Atlantic, hay factores ambientales y culturales  que pueden dar lugar a su práctica, y que te relacionamos a continuación.
La poliandria en Asia, la más tradicional o conocida, consiste en que varios hermanos de una misma familia, en ocasiones todos, se casan con una misma mujer. Se produce en áreas con escasas tierras cultivables y esta unión propicia que las propiedades agrícolas de la familia permanezcan intactas y sin divisiones.

Familia tibetana


En otro tipo de culturas el hombre permite un segundo marido, también en este caso un hermano, para que cuando él no esté presente este último haga las veces  de protector de la esposa y por tanto "de los  intereses" del primero de ellos. Si su esposa fuera fecundada en su ausencia, lo habría sido por alguien que él ha aprobado con antelación. Este tipo de poliandria es la que se practica entre los Inuit, antes llamados esquimales.

Familia inuit

Según un estudio realizado por Stephen Beckerman (Universidad Estatal de Pensilvania) sobre el pueblo Bari de Venezuela, un tercer factor sería el conocido como "efecto padre". Esta etnia tiene un sistema que reconoce esa doble paternidad lo que, según los datos extraídos, aumentaba de forma importante las posibilidades de que el niño sobreviviese hasta los 15 años.

Jóvenes etnia Bari

 Un cuarto factor consiste en una alta tasa de masculinidad, es decir, un número muy elevado de hombres en relación a las mujeres. En estas circunstancias, no  necesariamente la poliandria implica que la sociedad sea matriarcal, en algunos casos ese "exceso" de hombres se corresponde  con la práctica en esas etnias del infanticidio entre las mujeres neonatas. Aunque no es exactamente el mismo caso, tenemos un ejemplo actual en China con su control de natalidad que salvo excepciones sólo permite a las parejas tener un único hijo. En la práctica, y como habrás podido contrastar en los medios de comunicación, acaba produciendo el efecto de que se prime que ese hijo sea varón para dar continuidad a la estirpe familiar con lo cual la consecuencia directa ha sido que muchas niñas primogénitas han sido abandonadas o entregadas en adopción para poder seguir "optando" a la búsqueda del varón.

Mujeres mosuo

 Afortunadamente el régimen chino está en vías de permitir un segundo hijo debido al proceso de envejecimiento que sufre actualmente su población.
Para terminar, añadir que no se considera que se produce la poliandria si no existe un vínculo matrimonial, es decir, en el caso de una mujer que mantenga relaciones con distintos hombres, ya sean de tipo amoroso, sexual, etc., si no hay matrimonio de por medio no alcanzan esta consideración.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos encantaría que dejases tu comentario..muchísimas gracias por visitarnos..